Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

El Cristo y el gánster

Judas and the Black Messiah (Shaka King, 2021)

El título de la película no está puesto para engañar a nadie, ya que, en efecto, se trata de la historia del denominado “mesías negro”, así llamado por el siniestro director del FBI, J. Edgar Hoover (Martin Sheen), aunque en realidad era el jefe de los Panteras Negras de Chicago Fred Hampton (Daniel Kaluuya). En cuanto al Judas (Lakeith Stanfield), en la historia es un delincuente infiltrado que siente simpatía por los radicales que vigila y persigue. Desde el principio se ve a la vez la Pasión de Cristo y una historia de gánsteres, pues en el género mafioso, los dramas dominados por la figura del traidor o del soplón han sido siempre muy destacados.

La alegoría religiosa y el juego de género, en este caso el gansteril, superan cualquier interés temático. Incluso el racismo no tiene tanto peso, y es más bien una música de fondo. La razón está en que los personajes negros ocupan toda la escena. El único blanco con cierta definición es un agente del gobierno (Jesse Plemons), simpático y conflictuado. Los otros individuos no negros son los típicos policías ignorantes y violentos, empezando por el diabólico jefe del FBI. En cuanto al marxismo-leninismo que se atribuye al partido de los Panteras Negras, es un dato que acaso se menciona, pero no pasa de ser una parte de alguno de los brillantes discursos del líder. Lo mismo se puede decir del multiculturalismo, del imperialismo, etc.

De ahí que Judas and the Black Messiah funcione bien como elegante drama criminal, con reconstrucción histórica impecable y excelentes actuaciones, pero como reflexión sobre un problema social, de ayer y de hoy, resulte un tanto obvia. Además, si se considera como obra de propaganda, es increíblemente triste y no creo que sea muy inspiradora.

Sin embargo, sería injusto acusar a esta película de un defecto general del cine histórico, que consiste en reducir la historia a la crónica de hechos violentos o picantes. Los verdaderos problemas históricos quedan reducidos a un par de frases hechas, casi siempre gritadas desde una tarima.

Publicado por EL BLOG DE MAGÍN GARCÍA

COMENTARIOS SOBRE PELÍCULAS Y OTRAS COSAS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: